De Tangos y Heridas

De Mario Capasso

Después del insulto, mientras se serenaba y trataba de parar la sangre, Juan escuchó la voz del cantor que por la radio le decía de cada amor que tuve tengo heridas. En esos momentos, le pareció que esa letra estaba dedicada a él. Entonces esbozó una sonrisa algo triste por cierto y pensó que, si la frase fuera verdad, su caso debería exhibirse ante el mundo como el del hombre más ileso de la historia, y la herida que recién se le había producido bien debería considerarse de lo más absurda. Terminó de afeitarse y se miró en el espejo, el corte no era muy importante aunque sangraba un poco todavía. Bajó la tapa del inodoro, se sentó sin prestarle atención a la molestia, se estaba acostumbrando a ella y así, bien sentado, empezó a acordarse de los sucesos de aquella no tan lejana jornada, a lo mejor casi un compendio de su vida. Total, es domingo, otro domingo que comienza, pensó Juan, la oficina no existía en lo inmediato y él no había repasado los hechos de aquella vez. Había transcurrido ya algún tiempo y no estaba muy seguro, algunas partes no resultaban del todo claras y tal vez, quién sabe, en una de esas ahora con la evocación conseguía algún beneficio.

Esa tarde, un viernes de pleno verano porteño, si bien el trabajo no le había ofrecido alternativas de interés, Juan se largó a la calle cargado de sensaciones y una ardiente fantasía. Le pareció que el éxito le llegaría antes de abrir la puerta de su departamento. Todavía en el ascensor, empezó a cantar, las viudidas, las casadas o solteras, para mí son todas peras en el árbol del amor. Y así cantando llegó a la vereda, miró el cielo y no vio ni una nube. Asándose a fuego lento, le dio un beso a su medallita de la suerte y arrancó, caminó hasta la parada y enseguida vio venir al interno 44. Qué buena fortuna la mía, se dijo.


MAS

9 comentarios:

  1. Te invito a visitar mi blog en el podrás encontrar mis últimos trabajos en arte la dirección es la siguiente:

    www.claudiotomassini.blogspot.com


    Te saluda atentamente Claudio Tomassini

    ResponderEliminar
  2. Gracias Claudio por el comentario. He visitado tu blog, muy bueno y muy buenas tus obra. Me agregué para seguirlo. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta!
    Desde hoy cuenta conmigo...

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola corazon, este es el primero de todos tus blogs que visito, prometo visitar los demas, al entrar a este me produjo un estado de relax =) yupiiiiiii
    Gracias por tu comentario de mi blog
    Estamos en contacto
    besitos

    ResponderEliminar
  5. Gracias Rosa y Brujito por los comentarios y me alegro que les haya gustado el blog. Los espero de nuevo. Cariños

    ResponderEliminar
  6. Buen texto. Paso a saludar y dejar un beso. Bello blog. Cuidate.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Poetiza por pasar. Cariños

    ResponderEliminar
  8. Vilma, excelente selección. Este cuento es muy bueno: intriga, humor, ansiedad por los vaivenes amorosos del pobre hombre.
    Estoy siguiendo tu consejo. Incluyo trabajos de otros escritores nuevos. A los visitantes les gusta.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Gracias Silvia por tu visita y tu comentario al cuento. Un abrazo

    ResponderEliminar