TRASUEÑO




Anoche nos soñé malditos

Nacía nuestra hija, era sirena y se soltaba el pelo
Caían flores de su trenza jacarandaes y ceibos.

La belleza dolía en la caricia de su beso
Su cintura era órbita de planetas muertos.

Tenía en su garganta prisionero el ritmo
Enormes bergantines de amorosas semillas
Extraviaban sus contenidos en la sal de los océanos.

Su halito era faro, confundía vientos
Tenía la hermosura de tus ojos y tu duelo.

La vanidad de tu boca cantaba en su risa
Los delfines acudían a morir en ella.

Su mano dibujaba nuestros nombres en la arena
Cada sílaba dolía insolada por su dedo.

Nos miraba llorando

Pedía abanicos con plumas del paraíso
Guirnaldas de bentos
Esclavas de añil desconocido.

Nuestro amor era su miedo y nos llamaba malditos.

Era sirena y se soltaba el pelo
Caían flores de su trenza jacarandaes y ceibos

Infanta repliegas tu séquito
Tu corte de medusas
Arroja en mis sementeras semillas transatlánticas
Venenosos índigos buscan nuestras pupilas.

La mañana despide el desafortunado trasueño
nacerte en mi orilla iniciada en un beso.
más alta, en otro reino, no mía crecerás sortilegio.

¿Dónde apoyar la desventura de tu juicio sin asidero?

wilma borchers

VOTÁ Y COMENTÁ LA OBRA

3 comentarios:

  1. Me gustaron tus versos.. donde nacerán en la orilla de mi alma..

    Saludos fraternos con cariño
    Un abrazo

    Que tengas un buen fin de semana

    ResponderEliminar
  2. este me ha gustado y mucho, una señora poeta wilma

    ResponderEliminar
  3. Un amor q por mas no deja de maldecir...
    Un beso

    ResponderEliminar