CONTAR PARA VIVIR


Las manos se mueven solas
La costumbre las guía hacia la cuenta
De lo que pasa y no pasa
De lo que podría no estar pasando pero
Pasa
y si lo que pasa, pasa, mejor todavía
entonces sirven para algo más …

Dar placer
Por lo que se plasma allí
De manera extraña o familiar
Con palabras habituales
o lejanas
parecen huir de la lengua
fluir elocuentes, febriles,
enigmáticas
o se dejan caer solas
por el terraplén de sus manos
para llamarlo al eterno desafío
de ocupar papel

y lo superan todo
al tiempo que sueltan amarras
que se alejan a veces
pero retornan con más fuerza

es mucho más que eso
es él
con las cosas que le vienen por azar
y la simpleza buena de ese desafío
contar para vivir …

(al poeta Rubén Vedovaldi – junio de 1991)

Olga Beatriz Servegnini

VOTÁ Y COMENTÁ LA OBRA

3 comentarios:

  1. Bello poema, siento la manos como alas de mil acciones.

    ResponderEliminar
  2. Es bellisimo el poema... sin palabras

    ResponderEliminar