A LA ILUSIÓN



Te amo ilusión

porque aunque no estás, existes,

pero cuando existas dejarás de ser

y aún entonces te seguiré amando.

Y cuando tomes forma de mujer

y la luz brille por tus ojos cafés

y tu piel trigueña se pueda palpar

más allá de mi mente y mi corazón,

no te dejaré de amar,

porque te habrás convertido en mi realidad,

pues tendrás nombre y sonrisa

y en mi corazón brillará tu claridad.

Pero mientras tanto seguiré soñando contigo.

No despertaré hasta que existas,

pero mientras no existes

te amaré por ser una ilusión.


Gerson E.A. Arenivar


DEJA TU COMENTARIO

1 comentario:

  1. ese cierre me dolió. bello sueño éste.
    abrazos

    ResponderEliminar