EXTENDIDO

Esta noche, mi alma

sigue el titilante brillo de las estrellas

te busco allí y quiero ser pájaro

hundiéndome en la tinaja oscura

del cielo.

Mientras me decías

que no entiendes la poesía

mientras me persiguían

los versos de tus ojos

y la rima de tus manos.

No entendías

nada entendáas

que la vida

era un perfume acosándonos

hasta llover como flores

después de la lluvia.


Resistíamos al tiempo

dimensión de montaña devoradora

justificábamos los sueños

que caían en un péndulo de espejos.


No veíamos el alba

devoraba por las aves

que saltaban de sus nidos

ante el furioso sol,

y marchabamos a la orilla

de la dulzura de cualquier jardín.


Encendíamos estrellas en las noches

y los melodiosos rocíos de la pradera

hervian en la soledad

de nuestros pechos.


Podíamos inventar una guerra

de rosas, tendida en nuestro lecho

y la niebla colada en la ventana

hacían difusos nuestros delirios...


quemábamos la sabia del amor

en sahumerios matinales ,

nos bañaban las olas del silencio

sucediendo al agitado orgasmo

y arrastrábamos los racimos

trémulos de nuestra piel

hasta unirnos en un abismo.


Desde el cosmos más ignoto

sin saberlo,a este lugar llegamos,

cruce de paralelo y meridiano

estampido de hallazgo

en nuestros corazones.


Los laureles prendían aromas

en pentagramas de lucesy sombras

y me alentabas como fiel amante

entre locas llamaradas


artesano tú, de mi cuerpo maleable

que danzaba en tus manos

como girasol al viento,

felices seres extraños

al amor devorante,

y cien ángeles

secuaces silenciosos,


rintintín de la llovizna

escapando de los truenos,


sinfonía calcinante

esa estrella entrando en la ventana,


golondrina detenida

en el candil del mar azul,

con anémonas de salitre .


Ternura rítmica de la respiración,

luciérnagas entre las bahías

de nuestro lecho


y la vida desafiando crespones

anhelando una metáfora siquiera

que delate conciertos de ángeles

descubriendo secretos

en la claridad del alba,


la risa y el canto

desnudos como el viento

tallando maderas caobas

besando un cielo inmenso

donde nos espejábamos

en contraluz con la muerte


el arlequin del tiempo

era nuestro anfitrión

y tú lucías como emperador

poniendo en mis rizos

diademas de rocíos




¿En qué hondura de los días

anclaban nuestras palabras

para dormir un instante?

Crecía el enigma

quedando en suspenso

y entonces no naufragábamos

en los insomnios deseados


Subir y bajar en las olas del tiempo

sin velas ni remos,

sin naves que anclen

y beber la espumosa vida

en las copas de cristal.


La tierra no era cárcel

en nuestro trono de brisas,

de pequeños remolinos

danzando entre golondrinas

sustraídas de la niebla


El silencio perfecto

de esos besos ancestrales

de cavernas primitivas

sospechados de pasión


el tiempo se vuelve espeso

pesado y musgoso

estallaba en enjambres

alborozados de pájaros


y cantabas para mí,

sólo para mí

cada día,

cada amanecer,

cada noche,

todas las noches ,


y huían las palabras

refugiadas en tu cuello.


El amor, corcel incansable

en su danza vivaz e impulsiva

pincelaba en el lienzo

de las calles desbordadas

recorridas desde aquel dia

que escalamos hasta hallarnos

y alumbrados por cien velas

desprendidas de los trinos encantados,


solemnes fuimos

sol y luna nos sentimos.



Rasgando este nocturno terciopelo

una pausa de supiros

se desmayan en el aire

y fundidos piel a piel

hay penumbras de estrellas y de luna .


No podemos decir lo que sentimos

las palabras de rodillas se quedaron

y los labios callados

hablan en su viaje por el cuerpo


No hay rumores de días aburridos

aspiramos el gusto verde d e la lluvia

el olor dorado del sol que nos visita ,

y el rumor de las cascadas de la vida …




No hubo sueños fenecidos,

jalonamos con luces

las banderas del amor

enclavadas en primaveras

permanentes como el hambre

d e tenernos .

de olernos

y degustarnos


destilamos terroncitos misteriosos

endulzando las huellas que dejamos

en este espacio redondo desde el cielo


Stella Maris Taboro


DEJA TU COMENTARIO

4 comentarios:

  1. escrito maravilloso, con un léxico exquisito. me encantó.
    besos

    ResponderEliminar
  2. Como todo lo tuyo, con ese lenguaje particular donde las palabras cobran otra dimención.
    BELLISIMO
    ME ENCANTÓ
    Besos
    María Rosa

    ResponderEliminar
  3. Leer estos versos me transportaron a un lago de amores intensos.

    GB

    ResponderEliminar
  4. Stella, las palabras fluyeron y construyeron un bello poema, de amor, de unión, de esperanza.
    Me gustó.
    Gracias, amiga.
    Un abrazo
    Conchi

    ResponderEliminar