QUÉ ASOMA

Qué asoma la madrugada
sobre laberintos mustios.

Qué día perpetua lontananzas
si un suspiro evade la nostalgia del azul.
El cielo austero envidia la pollera
que duerme en la silla
-en la almohada descansan sueños-

Ella observa guirnaldas de ilusiones
que mecen estrellas a lo lejos.

Qué respira la fragancia
del sudor inexistente
si al tantear sus manos
ásperas el sol enmudece.

Allí está al borde de la huella
sumida en amores que no fueron.
Ve amanecer. Con lúgubre sonrisa
besa el rocío en despedida.

Elisabet Cincotta

derechos de autor reservados

VOTÁ Y COMENTÁ LA OBRA

3 comentarios:

  1. Muy hermoso poema.
    Con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  2. Hola! Felicidades!!! es un escrito real mente Hermoso* me gusto mucho, hasta pronto.

    ResponderEliminar