MI UMBRAL


He recubierto las paredes de palabras,

de estrofas, de versos,

de poemas, de letras desordenadas.

No me alcanza la tinta que gotea aprisa

como venas abierta que ven la vida

esfumarse en sangre roja.

Ensimismada me encierro en la locura

de ver, de sentir, de palpar

lo que no tiene textura y no se toca.

He traspasado el umbral de mi historia

y  le he dado a beber a su guardián

veneno letal, inmunda pócima.

No me arrinconará con mi bestia interior,

no permitiré su tortura.

Las riendas de la vida y de  la muerte

las he tomado yo

en mis manos de sabia y de loca.

He cerrado los ojos,

silente mi alma ha traspasado las sombras

y mi espíritu ha salido victorioso

de las aguas profundas y fangosas.

Estoy aquí,  girando el reloj de arena

para dejar que vuelvan a pasar las horas.

Triunfante de la vida y de la muerte

nuevamente he firmado mi sentencia póstuma.


Octubre 2010

Patricia O. (Patokata)


DEJA TU COMENTARIO

1 comentario:

  1. me gusto mucho profundo, apasionado, en ocasiones hasta letal...

    ResponderEliminar