Bomarzo

 ( soneto blanco )


Desde tu cielo, Amor, tan lejos mío

sumergido en la luz del desconsuelo

por impregnar la sal de la tortura…

Tembloroso desgaste por tu ausencia.



La inquietud escondida en las paredes

Oprimida en las breñas de zozobra.

Si no quiero vivir en este mundo

Enigmática esfinge. Tieso mármol…



Los colosos están en altas cumbres

Mi espíritu en Bomarzo tiene norte

imbricada su esencia en un fantasma.



Por los jardines van mágicos gnomos.

Los trayectos serán mis heredades

para atrapar a un elfo sin espíritu.
 
 
AMALIA LATEANO
 
DEJA TU COMENTARIO

1 comentario:

  1. Que bien descritos los paseos por el Jardín de las Bestias entre los bosques de castaños, es preciosa la poesía. Felicidades

    ResponderEliminar